La mayoría de nosotros puede darse el lujo de llevarse una lección de la ostra. Lo más extraordinario de la ostra es esto: las partículas externas se meten en su caparazón. A ella no le gustan; Trata de deshacerse de ellas. Pero cuando no puede deshacerse de ellas, decide hacer una de las cosas más bellas del mundo. Usa la irritación para hacer la cosa más adorable que una ostra tiene la oportunidad de hacer. Si hay irritaciones en nuestras vidas hoy, solo hay una fórmula… ¡Hacer una perla! Puede que tengas que ser una perla de paciencia, pero, de todos modos, haz una perla. Y se necesita fe y amor para hacerlo. – Harry E. Fosdick