Siempre existe alguna razón, incluso una buena razón, para dejar un trabajo sin acabar. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a completar las tareas que has empezado:

  • Marca plazos realistas. No podrás terminar si es físicamente imposible hacerlo en primer lugar.
  • Mantente enfocado en tus prioridades. Asegúrate de que las prioridades de tu jefe para los proyectos también sean las tuyas.
  • Mantén tu espacio de trabajo despejado. Los proyectos inacabados a la vista pueden distraerte de acabar otra tarea.
  • Haz que los trabajos sean fáciles de retomar más tarde. Cuando seas interrumpido, tómate unos minutos para acabar lo que estás haciendo y para dejar una nota sobre qué hacer lo siguiente.
  • Ejercita la autodisciplina. El truco para completar tareas es concentrarte y terminarlas.
  • Prémiate después de un trabajo hecho. Una recompensa antes de su finalización puede ser otra forma de procrastinar.