“¿Qué quieres hacer el resto de tu vida?” Puede ser una pregunta desalentadora. Encontrar una ocupación que sea adecuada para ti no tiene por qué ser intimidante, sino que puede ser una aventura emocionante para el descubrimiento de ti mismo.

Las preguntas para ayudarte a descubrir tu vocación pueden incluir:

¿Qué me emociona y me motiva?

¿A qué sueño no puedo renunciar sin importar qué?

¿Qué me da placer y satisfacción duradera?

¿En qué encuentro propósito?

¿Qué cosas hago bien y en qué produzco buenos resultados?

¿Qué cosas son innatas para mí?

¿Qué cualidades y habilidades ven los demás en mí?

¿A qué quieren unirse los demás para ayudarme a hacer?

¿A qué quiero dedicarme todo el resto de mi vida?

¿Cuál es el deseo más profundo de mi corazón?