Hace cincuenta años, la persona de promedio dormía 9h cada noche. Ahora el promedio es de 7h, y muchas personas duermen mucho menos. ¿Cuánto necesitas dormir? La sabiduría convencional exige 8h, pero los investigadores dicen que la mayoría de las personas necesitan entre 6’30h y 8h. Otros pueden necesitar 5 o 10. La prueba real de si estás durmiendo lo suficiente es cómo te sientes durante el día, dicen los médicos específicamente a eso de media tarde. Si tienes sueño durante el día, no estás durmiendo lo suficiente por la noche.

El insomnio es un problema en todo el mundo hoy en día. El cansancio afecta los niveles de producción y aumenta los riesgos de seguridad. Una encuesta reciente concluyó que el 51% de las personas que trabajan dicen que la somnolencia afecta su rendimiento en el trabajo.

Aquí tienes varios consejos para dormir que te ayudarán a tener suficientes horas de sueño:

  • Mantén tu habitación cálida, oscura y en calma. Evita que el teléfono, el ordenador o la televisión disturbe tu sueño.
  • Asegúrate de que tu colchón es cómodo. Intentar dormir en uno demasiado blando, demasiado duro, demasiado pequeño o demasiado viejo realmente evita el sueño.
  • Evita la cafeína, el tabaco, el alcohol y el ejercicio próximo a las horas de sueño.
  • Ten cuidado con las pastillas para dormir. Te pueden dejar adormilado al día siguiente. Habla con tu médico antes de recurrir a ayudas para conciliar el sueño.
  • Termina de comer al menos dos o tres horas antes de tu hora habitual de irte a dormir.
  • Ajusta tu reloj interno. Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días.
  • Crea hábitos amigables con el sueño. Pasa la hora antes de irte a la dormir con música suave y relajante, sumergiéndote en un baño caliente, haciendo yoga o leyendo un libro.
  • Si la ansiedad te mantiene despierto, algunos especialistas recomiendan la técnica de la “preocupación programada”. Pronto por la noche, programa 15 minutos cuando no hagas nada más que preocuparte, pero solo sobre las cosas que puedes controlar. Luego, haz una lista de las cosas que necesitas abordar al día siguiente y quita todas tus preocupaciones de tu mente.
  • Mantén en un diario un registro de la cantidad de horas que duermes y cómo te sientes al día siguiente. Esto puede ayudarte a determinar la cantidad adecuada de sueño que necesitas para funcionar bien.