Saber negociar es una habilidad clave para todas las personas, pero en especial en el mundo de los negocios y las ventas, es vital saber cómo hacerlo.

Una buena negociación te ayudará a mejorar el rendimiento de tu negocio, y a obtener los objetivos por los que trabajas tan duro.

Los siguientes son consejos para llevar a cabo negociaciones comerciales exitosas:

Venir preparado.

En la medida de lo posible, prepara tu estrategia e investiga el problema y las posibles soluciones con anticipación. Conoce los antecedentes, las agendas y los estilos de negociación de las personas con las que estarás negociando.

Intenta satisfacer las necesidades de todos los involucrados.

En lugar de ver a la otra parte como el enemigo, identifica sus necesidades y deseos, y una lluvia de ideas como soluciones que permitan un resultado mutuamente beneficioso.

Trabajar para mantener una relación positiva.

Crea confianza con la otra parte escuchándolos y entendiéndolos. Abstente de exhibir excesivamente las emociones positivas o negativas, y trata de mantenerte lo más objetivo posible.

Mantén la mente abierta.

Debes estar dispuesto a comprometerte. Considera soluciones alternativas al problema que satisfagan las necesidades por tu parte, incluso si no era lo que originalmente esperabas.

Mantenerse enfocado en los problemas.

Evita desviarte de tus asuntos personales o preocupaciones menores. Si el otro lado te ataca, responde diciendo que las cosas se están desviando de los temas principales que estás allí para debatir.

Establecer límites.

Establece límites en el tiempo, el espacio o el coste de la situación. Esto puede ayudar al grupo a enfocarse en el problema y obligará a todos a llegar a una solución más rápidamente.

Exponer tus demandas en etapas.

Si presentas todos tus requisitos a la vez, la otra parte probablemente piense que estás exigiendo demasiado. Al enviar tus solicitudes poco a poco, les resultará más fácil digerirlas, comprenderlas y aceptarlas.

Compra más tiemp0.

Nunca permitas que te obliguen a tomar una decisión sobre el terreno. Si necesitas más tiempo para pensar detenidamente, dile a la otra parte que primero debes reunirte con un compañero o colega antes de poder tomar tu decisión final.