Mejorar tu circulación ayuda a casi todos los procesos de tu cuerpo. Mejora el transporte de alimento, la eliminación de toxinas y la función del corazón, hígado, riñones y sistema inmune. Aquí tienes algunas sugerencias saludables para la circulación:

Hacer ejercicio regularmente. La inactividad es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca. El cuerpo necesita ejercicio regular Especialmente si estás en un trabajo sedentario. Sal a caminar a la hora del almuerzo, pasea a tu perro por las noches, queda con un amigo para jugar al tenis o nada unos largos en la piscina.

Disminuye la cantidad de estrés en tu vida. Evita preocuparse por cosas triviales y aprende a decir “no” a veces. Relájate con ejercicios de respiración profunda o date un masaje.

Cuida tu dieta. Come alimentos y porciones saludables. Reemplaza las grasas saturadas (como las que se encuentran en la mantequilla, la leche entera y la carne roja) y grasas trans (que se encuentran en la margarina y en los alimentos procesados) por grasas más saludables, como las que se encuentran en los aceites de oliva, canola y soja, pescado, aguacates, nueces y semillas. Come regularmente más frutas, verduras, nueces y granos enteros, y come menos productos de granos refinados, como pan blanco y galletas.

Controla tu presión arterial alta. Si te diagnostican presión arterial alta, sigue los consejos de tu médico. Toma medicamentos regularmente y haz cambios en la dieta si es necesario.