Un negocio se define por lo que quieren los clientes. Aquí hay varias áreas que puedes mejorar para atender mejor las necesidades de tus clientes:

  • Servicio al cliente: haz del servicio al cliente la prioridad más alta en tu departamento de ventas. Todo tu personal de ventas debería estar dispuesto a dejar todo para atender las necesidades de un cliente.
  • Preferencias demográficas: descubre las edades, ocupaciones e intereses de tus clientes actuales. ¿Cómo puedes atender las necesidades de estos grupos particulares? ¿Más específicamente?
  • Conveniencias: decide cómo puedes facilitar que las personas hagan negocios contigo. Examina las prácticas actuales de la empresa, como por ejemplo el contestador automático que puede hacer que sea menos ágil para el cliente.
  • Opciones – Haz una lluvia de ideas (brainstorming) sobre las maneras en que puedes proporcionar más opciones y alternativas a tus clientes. Considera cómo puedes personalizar tus productos y servicios.
  • Velocidad: ¿Cómo de importante es la velocidad para tus clientes? ¿Cómo puedes ahorrarles más tiempo y entregar sus productos y servicios más rápidamente?