Al cruzar una calle o un cruce, colocándote en la esquina de la calle o habiendo bajado de la acera, te expones a un gran peligro. Los peatones no siempre son visibles a los ojos de los conductores, lo que te pone en riesgo de ser atropellado.

Algunos consejos que podrían salvar tu vida como peatón.

 

  • Anda por las aceras siempre que sea posible y utiliza siempre los pasos de peatones para cruzar las calles. Evita entrar o salir de las calles andando entre los coches aparcados.
  • Mantén una distancia segura desde la acera cuando estás de píe en una esquina, cuando giran algunos coches, ocasionalmente pueden subir a la acera sin querer.
  • Asume que un conductor no siempre puede verte cuando cruzas una calle. Siempre que sea posible, trata de cruzar la mirada con el conductor antes de comenzar a cruzar la calle.
  • No andes nunca detrás de un vehículo que está conduciendo marcha atrás. El conductor puede que no siempre pueda visualizar al peatón, así que es tu responsabilidad la de evitar un accidente.
  • Hazte visible. Lleva ropa reflectante especialmente durante la noche. En lugares muy oscuros lleva incluso una linterna.
  • Vigila a los niños cuando crucen una calle, llévalos de la mano.
  • Sé un buen ejemplo para tus hijos. Enséñales como cruzar las calles con seguridad.