La integridad es la piedra angular de los buenos negocios. Las siguientes son maneras en las que puedes mantener un ambiente de trabajo honesto:

  • Reconoce el valor de la integridad y la necesidad de que los empleados se sientan orgullosos de su organización.
  • Revisa los valores y estándares de tu organización y estate preparado para defenderlos.
  • Define tus propios estándares personales de integridad para tu trabajo y determina no hacer excepciones nunca.
  • Intenta producir productos y servicios de la más alta calidad posible y motiva a tus empleados a hacer lo mismo.
  • Examina las prácticas actuales para un comportamiento cuestionable.
  • Actúa tan pronto como veas a un empleado violando los estándares éticos del negocio.
  • Recompensa a los empleados fieles que hacen honesto un día de trabajo.