El mundo de los ordenadores es una jungla salvaje y confusa.

Abundan los piratas informáticos y los virus que pueden causar un daño significativo en tu ordenador y tu negocio. Aunque estos peligros son una fuerza innegable a tener en cuenta, no necesariamente tienen que causar estragos en tu sistema informático. Al tomar precauciones razonables, puedes reducir las posibilidades de ser víctima de un delito informático. Los siguientes son algunos de los métodos que se pueden llevar a cabo para proteger tu ordenador contra los ataques:

  • Examina los mensajes de correo electrónico. Los archivos adjuntos del correo electrónico enviados por personas que conoces son una forma principal de transmisión de virus informáticos. Ten cuidado al abrir archivos adjuntos incluso de fuentes confiables.
  •  

    Piensa dos veces antes de descargar o utilizar un CD y pendrives cuestionables. Los virus pueden aparecer disfrazados en las descargas, y compartir o usar CD y pendrives con otras personas de fuentes desconocidas puede infectar tu ordenador.

     

  • Instala un software antivirus actualizado. Usa un programa que escanee continuamente todo lo que descargues en tu ordenador en busca de virus. Además, debes actualizar este software mensualmente a través del sitio web del proveedor.
  • Vuelve a comprobar tu configuración. Asegúrate de que tu programa de correo electrónico no haya sido configurado para abrir archivos adjuntos automáticamente y deshabilita la opción de compartir archivos e impresoras de Windows, que abre los puertos a los hackers.
  • Configura un cortafuegos. Si usas un software de Internet que abre puertos vulnerables en tu ordenador, considera comprar un software que monitorice el tráfico de Internet y advierta sobre la posible exposición a piratas informáticos.
  •  Mantente informado. Lee las noticias sobre ordenadores con regularidad para conocer las nuevas tendencias y virus, y revisa periódicamente los sitios web de las compañías de software para obtener actualizaciones de seguridad.
  • Apaga tu ordenador cuando no lo estés utilizando. Para evitar posibles intrusiones, evita dejarlo encendido.