Las ideas de nuevos productos pueden crear un nuevo crecimiento para tu empresa. Sin embargo, saber cómo implementarlos puede significar la diferencia entre ganar y perder dinero. Cuando implementes las ideas de productos potenciales, usa la siguiente línea de tiempo:

  • Lleva un registro del desarrollo de la idea. Usa un cuaderno para registrar la fecha de cada etapa del desarrollo de la idea. Esto puede ser útil si alguna vez necesitas probar ante una oficina de patentes o tribunal de justicia quién tuvo primero la idea.
  • Documenta tu idea con el gobierno. Solicita derechos de autor para tu producto.
  • Decide si puedes obtener un beneficio.
  • Investiga cuánto cobran otras compañías por productos similares. Esto puede ayudarte a establecer precios competitivos y costes de fabricación.
  • Crea un prototipo. Haz que un grupo de personas conocedoras compare tu prototipo con otros productos y califique sus características. Averigüa si lo comprarían y qué cambios le harían. Luego, evalúa esta retroalimentación.
  • Prueba el mercado y avanza desde allí. Fabrica una pequeña cantidad del producto para probar cómo se vende de bien. Si los resultados son menos que satisfactorios, puede que tengas que modificar tu idea o descartarla por completo. Si es un éxito, amplía su distribución e introdúcelo como un producto oficial de la empresa.