Para ahorrar dinero, debes gastar menos de lo que ganas. Si bien esto puede parecer simple, puede ser difícil para las familias recortar las compras que desean. Sin embargo, para poder vivir cómodamente y planificar tu futuro, se deben establecer objetivos y una gran fuerza de voluntad.

Aquí tienes varios consejos sobre cómo puede aprender a vivir dentro de tus posibilidades y aún así ahorrar para el futuro financiero de tu familia:

  • Revisa tus hábitos de gasto y establece un presupuesto realista con el que tú y toda tu familia os comprometáis.
  • Llevar efectivo. Los asesores financieros dicen que es más difícil gastar dinero en efectivo que hacer un gasto pagando con la tarjeta de crédito. Si debes usar tarjetas de crédito para comprar, paga su saldo cada mes. Evita las tarjetas que tienen tarifas anuales.
  •  Reduce el número de veces que comes fuera. El coste de una comida en un restaurante generalmente es cinco veces el coste de una comida casera. Si debes comer afuera, elige un lugar menos costoso y acostúmbrate a usar cupones descuento.
  •  Aprovecha los planes patrocinados por el empleador, como por ejemplo un programa de seguro médico. Selecciona tus opciones sabiamente y busca el consejo de un asesor profesional si tienes alguna pregunta.
  •  Compra de manera inteligente. Recuerda que los muestrarios en los extremos de los pasillos puede que no sean la mejor ganga. Ve al departamento apropiado y compara los precios. Decide si un paquete grande es realmente una ganga para ti. Una gran bolsa de naranjas no es una ganga si no te las comes todas. Cuando compres ropa, considera el cómo te queda en lugar de la talla. Una prenda barata no es una ganga si no la usas muy a menudo o no la usas. Cuando compres un electrodoméstico, considera si necesitas uno con características adicionales. El modelo básico podría funcionar bien para ti. Busca también electrodomésticos que ofrezcan la mejor eficiencia energética para evitar facturas más altas.