La confianza te permite alentar a otros miembros del equipo a utilizar sus talentos y habilidades para ayudar a todo el equipo a alcanzar su objetivo. Cuando demuestras confianza en los demás, mostrándoles que crees en ellos y que confías en sus talentos y habilidades para contribuir al éxito del equipo, confiarán en ti  y se alentarán a utilizar sus talentos y habilidades para alcanzar el objetivo.

La confianza mutua entre todos los jugadores del equipo crea congruencia en el pensamiento, la ambición, el deseo y la acción. El trabajo en equipo reforzado por la confianza minimiza el estrés, elimina los malentendidos y ahorra tiempo a medida que se hace más. Cuando tienes miembros del equipo que confían entre ellos, no necesitas tener largas conversaciones. Por el contrario, casi puedes hablar en taquigrafía. Estas cualidades a su vez crean sinergia, el fenómeno que permite a los miembros del equipo trabajar juntos para lograr mucho más que si trabajaran en solitario.

Se requiere respeto por cualquier relación saludable ya sea personal o profesional. Los equipos suelen estar formados por personas que aportan talentos y habilidades muy diferentes al grupo de trabajo; sus diferencias contribuyen a las fortalezas y capacidades para alcanzar el objetivo asignado. Cuando todos los miembros del equipo asumen sus responsabilidades apropiadas, se desarrolla confianza mutua y respeto.

El líder del equipo es responsable de reconocer los talentos y habilidades de cada jugador del equipo lo suficientemente bien como para saber quién sería el mejor en cada posición. Los miembros del equipo deben tener confianza en el líder del equipo para hacer las asignaciones del equipo y para garantizar que los jugadores correctos estén en las posiciones correctas. En una banda, el líder asigna la responsabilidad de tocar el tambor a la persona que mejor pueda tocar el tambor. El líder le asigna a un trompetista la responsabilidad de tocar la trompeta. Los miembros de la banda a su vez confían en que el líder sabe más y está de acuerdo con su dirección. Este tipo de confianza crea armonía, respeto, sinergia y, en última instancia, éxito.

Trabajar en un clima de confianza reduce el estrés y permite que la energía se use de forma más constructiva. Si dos personas en un bote reman aleatoriamente, gastan el doble de energía para obtener la mitad de los resultados. Pero si reman en sincronía, duplican su velocidad con la mitad del esfuerzo. El mismo principio se aplica en cualquier organización cuando los miembros del equipo trabajan juntos con un alto nivel de confianza. Trabajan juntos de manera más eficiente y efectiva porque saben que pueden confiar en que los otros miembros del equipo hagan su parte. Su lealtad crece y su nivel de satisfacción en el trabajo aumenta. Cuando los trabajadores hacen todo lo posible para contribuir al éxito del equipo y disfrutan de sus trabajos, el resultado siempre es un mayor nivel de éxito.

La confianza es esencial para alcanzar el objetivo, para hacer el trabajo. Como cualquier logro que valga la pena, no hay atajos para establecer la confianza:

  • Desarrollar la confianza requiere tiempo, esfuerzo y compromiso.
  • Crear confianza significa hacer lo correcto incluso cuando es difícil hacerlo.
  • La confianza es alentar a otros miembros del equipo, incluso cuando no tienes ganas.
  • Confianza significa siempre dar lo mejor de ti y no decepcionar al equipo.

Estos niveles aumentados de sinergia y éxito no se limitan al equipo de trabajo; se expanden en cualquier otra área de la organización.