Para fomentar un entorno que estimule el crecimiento y nuevas ideas, apunta para hacer de las reuniones un lugar para fomentar el diálogo entre las personas.

 

  • Diálogo – para participar en un intercambio de ideas y opiniones. El diálogo implica un intercambio libre de ideas sin críticas o un intento de convencer a los demás. Esto difiere de la naturaleza de la discusión, que implica discutir y probar una posición particular.
  • Discutir – investigar por razonamiento o argumentación. Cuando los empleados se sientan libres de la amenaza del rechazo y el ridículo, será más probable que contribuyan con ideas valiosas que puedan beneficiar enormemente a tu organización.

 

EVITAR CHARLAS AJENAS AL ASUNTO CENTRAL DE LA REUNIÓN

 

Al hacer llamadas telefónicas, argumenta el propósito de tu llamada al comienzo de la conversación. Esto ayuda a garantizar que obtendrás la información que necesitas antes de que se interrumpa a la otra persona. Deja una pequeña charla para el cierre de la conversación y finaliza la llamada en tono amistoso y alegre.

 

SERVICIO » QUÉ PUEDO HACER POR TI»

Nada puede ser más frustrante para los clientes enojados que se les diga que deben comunicarse con un departamento diferente. El servicio al cliente es una actitud, no solo un departamento. Forma a los empleados para que digan lo siguiente cuando manejen llamadas telefónicas:

  • «Déjame que lo averigüe por ti».
  • «Me encargaré de eso por ti».
  • «Eso no es un problema.»
  • «Voy a hacer un seguimiento de eso yo mismo».

Siempre trata de conectar a las personas con la ayuda que necesitan.