El cambio ocurre cuando una cosa termina y otra comienza. El cambio es irremediable e inevitable. No todo el cambio es malo. De hecho, el cambio puede conducirte, desafiarte y mantenerte esforzándote por lograr más en la vida. Sin cambio, la vida se volvería aburrida e improductiva. Aquí tienes varias maneras de lidiar con el cambio:

  • Anticípate cuando las cosas estén cambiando y desarrolla maneras de enfrentarlo.
  • Comparte tus sentimientos sobre el cambio. Apóyate en tus amigos y familiares para obtener apoyo.
  • Cuídate. Come bien, haz ejercicio regularmente y duerme lo suficiente.
  • Habla con tu médico o un consejero si te sientes abrumado por el estrés del cambio.