Criar a los hijos es un trabajo a tiempo completo que puede dejarte poco tiempo para dedicarle a tu matrimonio. Sin embargo, el tiempo solo con tu cónyuge es esencial para mantener una relación creciente. También les da a tus hijos una sensación saludable de que el mundo no gira en torno a ellos y sus necesidades. Aquí tienes algunas maneras en las que puedes encontrar tiempo para pasar con tu cónyuge:

Indica cuando es momento para estar solos. Comienza a designar bloques cortos de tiempo en los cuales tus hijos deben encontrar otra cosa en la que entretenerse. Ofréceles una actividad especial para hacer, como leer un libro nuevo, un juego divertido para jugar o un video interesante para ver. O bien, crea una búsqueda del tesoro mientras tú y tu cónyuge os dedicáis unos momentos juntos.

Establece una hora de irse a dormir más temprana. Establece la hora de acostarse media hora antes, para que los dos podáis pasar un tiempo solos antes de que estéis demasiado agotados. Lleva a tus hijos a sus habitaciones, incluso si no se duermen. Si tus hijos son mayores, Establece una hora tranquila para que lean, estudien o escuchen música antes de acostarse.

Designa un espacio privado. Separa un lugar reservado solo para los padres, como el dormitorio o el estudio. Enseña a tus hijos a tocar la puerta antes de entrar. Crea un ambiente de paz en este espacio que sea adecuado para dedicarse el uno al otro.

Haceros una escapada. Pídele a un familiar o amigo de confianza que cuide a tus hijos durante un fin de semana y tómate unas mini vacaciones. Incluso si te quedas en casa mientras ellos van a otro lugar, puede ser un descanso refrescante para tu relación.