Las personas generalmente pasan por las siguientes etapas cuando se enfrentan a una situación estresante:

  • Rendimiento óptimo: Al principio, estás en tu apogeo de energías creativas, habilidades de resolución de problemas y nivel de productividad. Esto es estrés bueno.
  • Zona de peligro: El estrés es bueno porque la tensión no continúa indefinidamente. Cuando sigues esforzándote, sin embargo, extiendes demasiado tu energía y te vuelves irritable, perdiendo los efectos positivos del estrés.
  • Colapso: Cuando eres empujado más allá, eventualmente todo el mundo alcanza un punto de agotamiento emocional. En este punto, las personas experimentan apatía, depresión, alucinaciones o incluso psicosis y son más vulnerables a las enfermedades y enfermedades del corazón.