Dando a la gente el reconocimiento que se merecen los anima a seguir haciendo bien su trabajo.

A continuación algunos casos en los que podrías dar una palmadita en la espalda de algunos de tu equipo:

  • Cuando la gente proporcione ideas o soluciones creativas. La innovación es un elemento clave de las empresas que crecerán y tendrán éxito hoy y mañana.
  • Cuando las personas trabajen juntas para lograr objetivos de la empresa. Anima al trabajo en equipo que hay entre tu personal y recompénsales por sus esfuerzos para trabajar juntos.
  • Cuando la gente tome riesgos que merecen la pena. La toma de riesgos es una parte sana para mejorar los procedimientos y resultados. Acógelos.
  • Cuando las personas superan sus expectativas por el trabajo. Siempre que la gente hace un esfuerzo adicional, hazles saber que su esfuerzo extra es realmente apreciado.
  • Cuando las personas demuestran un excelente trabajo de manera constante, nunca des por sentado un buen trabajo. Si lo haces, abres la puerta, para reducir los niveles de rendimiento.