Cada segundo de cada día, tu corazón impulsa y bombea sangre oxigenada por todo tu cuerpo para mantenerlo vivo, en alerta y bien. Este maravilloso músculo es el núcleo de tu ser, fortaleciendo todo tu cuerpo. Cuanto más trabajes este órgano muscular, que en promedio es del tamaño de tu puño, más sobresaldrás en las actividades diarias.

Imagina esto. Cada día, tu corazón late más de 100,000 veces, bombea 8850 litros de sangre por todo el cuerpo y obliga a la sangre a recorrer 19312,128 km. Un corazón sano también ayuda a regular la presión arterial al producir una hormona que ayuda a los riñones a eliminar la sal del cuerpo.

Con una gran cantidad de deberes abrumadores, ¿No crees que sería prudente poner un énfasis especial en el entrenamiento y fortalecimiento de este músculo?

Aquí tienes algunos pasos simples que puedes llevar a cabo para entrenar diariamente tu músculo más importante. Lo primero que debes hacer es mantener siempre tu mente en tu corazón. Se creativo y vuelve a entrenar tu mente para tomar decisiones simples que ayuden a tu corazón. En lugar de coger el ascensor en el trabajo, usa las escaleras. Sal de la oficina durante el almuerzo y sal a andar. Si eres corredor, desafía a tu corazón incorporando series rápidas en tu entrenamiento ya existente. Además, puedes realmente trabajar tu corazón realizando sentadillas y dando zancadas, porque estás utilizando los grandes grupos musculares de tus piernas y, por lo tanto, se necesita bombear más sangre para llegar al área que está funcionando.

Cuidar tu corazón también significa prestar atención a aquello con lo que lo alimentas. Para una función cardíaca óptima, asegúrate de comer muchas frutas, verduras, cereales integrales y pescado. Ten en cuenta que comer alimentos con menos grasa saturada, menos sodio, menos calorías y más fibra es clave.

Dado que la enfermedad cardíaca es una de las principales causas de muerte para los hombres y las mujeres, debéis tomar nota y realmente cuidar vuestros corazones. Te sorprenderás cómo va de la mano con la pérdida de peso, sentirse mejor y mantenerse fuerte.