Los líderes y gerentes empoderan a los equipos al enseñar sobre auto responsabilidad y procesos para crear, mejorar y distribuir productos y servicios. Se alienta a los miembros del equipo a pensar cómo se hace el trabajo en la organización y la mejor manera de hacerlo.

Como profesionales de los principios de las relaciones humanas, los líderes efectivos también establecen alianzas estratégicas con personas ajenas a la organización. Con buenas habilidades de comunicación, establecen relaciones con los clientes, el público en general, proveedores, comerciales y muchos otros que influyen en el éxito de la organización. Para sacar lo mejor de los demás, los líderes tratan a todas las personas con dignidad y respeto.

Debido a que están preocupados con la productividad, la eficiencia y la rentabilidad, los líderes efectivos se enfocan en lograr resultados. Toman decisiones y juicios que afectan las vidas y los destinos de otras personas. En su búsqueda de objetivos que sean mayores que un individuo, o incluso un pequeño grupo de individuos, los líderes efectivos establecen relaciones genuinas con las personas.

Aunque los entornos de trabajo, los productos y los servicios difieren ampliamente entre las organizaciones y los grupos de trabajo, las responsabilidades de cualquier gerente en cualquier nivel generalmente se dividen en cuatro áreas: planificación, organización, liderazgo y monitorización de los recursos de la organización. Entonces los objetivos generales de cualquier líder son básicamente similares. Los líderes efectivos imparten visión, establecen una dirección y aclaran las expectativas con los miembros de su equipo. Los líderes efectivos manejan el ambiente de trabajo en lugar de la rutina diaria. Toman decisiones, delegan autoridad y alientan a los demás al crear un sentido de responsabilidad compartida.

Cuando los líderes efectivos ayudan a formular las metas de su departamento o grupo de trabajo, comunican desafíos y oportunidades a los miembros de su equipo. Dependiendo de su propia posición de autoridad, los líderes efectivos también sirven como portavoces o enlaces entre varias personas y grupos en la organización: trabajadores de primera línea, gerentes intermedios, ejecutivos, accionistas y, en el caso de organizaciones sin fines de lucro, los voluntarios y contribuyentes.

  • En general, los líderes ganan su posición porque demuestran hasta cierto punto algunas de las siguientes habilidades de liderazgo:
    Tienen lo que se necesita para ser un jugador de equipo. Demuestran la capacidad de escuchar, aceptar responsabilidades, cooperar y comunicarse con otros para lograr los objetivos del grupo de trabajo. Su actitud muestra un respeto genuino por los demás y el reconocimiento de la importancia de seguir y liderar. Pueden seguir instrucciones; esta habilidad es un punto de partida para aprender a cómo instruir y guiar a los demás.
    Están organizados y pueden ayudar a otros a organizar sus actividades.
  • Demuestran un alto grado de conocimiento del trabajo, competencia y juicio práctico, o “sentido común”. Pueden establecer prioridades y disciplinarse para colocar las cosas prioritarias en primer lugar. Demuestran su capacidad de alentar a otros a participar de manera constructiva para realizar el trabajo.
  • Tienen éxito incluso si las instrucciones o los materiales necesarios no están disponibles. Descubren cómo hacer el trabajo incluso cuando el procedimiento no es obvio o claro. Resuelven problemas incluso cuando surgen obstáculos inesperados. Son ingeniosos y creativos. Son flexibles y pueden hacer cambios cuando la situación lo requiera.
  • Están motivados y entusiasmados con su trabajo. Son optimistas y ejercen iniciativa. Les gusta lo que hacen y disfrutan el desafío de la responsabilidad. Hacer el trabajo bien y a tiempo es importante para ellos y les proporciona una gran satisfacción.
  • Ellos logran resultados. Concentran su energía en los objetivos y las prioridades que producen el mayor beneficio para su organización. Su compromiso de lograr resultados tangibles crea persistencia. Establecen un ejemplo positivo de buscar consistentemente los resultados necesarios para que su organización sobreviva, crezca y tenga éxito.
  • Ellos son un líder. En cada tarea que les asignan, establecen un tono y un ritmo positivos para el clima de trabajo. Por su ejemplo, inculcan en otros el deseo de hacer lo mejor. Llenan una posición de liderazgo al empoderar a otros para que asuman la responsabilidad en el equipo de trabajo.

Lo lejos que avanzas en tu carrera profesional está limitado sólo por tu compromiso y entusiasmo, tu deseo de aprender y mejorar, y tu voluntad de hacer los ajustes y cambios que pueden acelerar el desarrollo de tu carrera. Los psicólogos dicen que pocas personas usan más del 15%-25% de su potencial. De hecho, el espacio más grande en cualquier organización es el “área de mejora”.