Bueno ya tenemos nuestra lista de todas las tareas que hemos desarrollado a lo largo del día, un rápido repaso de como han acontecido ya nos da una pista de que es lo que nos está sucediendo.

  • ¿Empiezas una actividad, la interrumpes para luego volver a retomarla?
  • ¿Se te alargan temas sin que los hubieras controlado?
  • ¿Te comen tiempo las llamadas, los emails o los wasap?
  • ¿Haces cosas por inercia que deberían hacer otros?
  • ¿Te distraes, autointerrumpes o saltas de una cosa a otra por instinto?
  • ¿Las urgencias eran realmente urgencias?

Felicidades, ya sabes lo que pasa, ¿y ahora que? Está claro que hay que producir cambios, si no seguiremos así eternamente. Hay una noticia buena y otra mala; la mala, no hay una pildorita para producir un cambio inmediato, la buena, hay solución, requiere tiempo y paciencia, pero al tiempo que vas cambiando tu motivación y autoestima irán creciendo según logras esos pequeños cambio.

Busca alguien que te acompañe, te será mucho más efectivo, un amigo, un compañero o mucho mejor, un profesional con un método ampliamente probado y referenciado.

Ya lo tienes, es tu momento, abre la puerta y sal de esa locura diaria, consigue tus metas y aprovecha tu tiempo para lo más apreciado, TODO AQUELLO QUE SIEMPRE HAS QUERIDO HACER.