¿Te sientes abrumado por el estrés? Si es así, no estás solo. De hecho, una encuesta concluyó que un tercio de las personas viven con estrés extremo.

El estrés en pequeñas dosis puede ser bueno para ti, ya que puede darte energía y motivación. Sin embargo, demasiado estrés o estrés durante un largo período de tiempo puede tener un efecto nocivo para tu cuerpo.
Éstas son algunas de las señales de advertencia de tener demasiado estrés en tu vida:

  • Sentirte enojado, irritable o frustrado fácilmente.
    • Sentirte abrumado.
    • Dolores de cabeza.
    • Cambios en los hábitos alimenticios.
    • Problemas para concentrarte.
    • Sentirte nervioso o ansioso.
    • Problemas para dormir.
    • Problemas con la memoria.
    • Sentirte quemado por el trabajo.
    • Sentir que no puedes superar las dificultades en tu vida.
    • Tienes problemas para funcionar en tu trabajo o vida personal.
    • Latido cardíaco más rápido.
    • Susceptibilidad a la enfermedad.
    • Náuseas, dolor de estómago o acidez estomacal.
    • Dolores musculares y tensión.
    • Diarrea y otros problemas digestivos.
    • Acné y otros problemas de la piel.