Ser creativo no es una cuestión de suerte. Las personas creativas trabajan persistentemente hasta que se materializa la idea correcta y el producto final. También encuentran enfoques de pensamiento que alientan nuevas ideas. Estas son algunas de las formas de estimular tus jugos creativos:

  • Arriésgate. Las ideas creativas ofrecen una forma diferente de hacer las cosas y, a veces, suponen que la forma actual de pensar es incorrecta. Estate dispuesto a sugerir una idea, incluso si resulta ser una mala idea.
  • Diversifica tu rango de conocimiento. Explora nuevos temas en áreas como la filosofía, la historia y la ciencia. Experimenta con escritura creativa en prosa y poesía, o intenta hacer crucigramas y otros juegos mentales que mantengan activa la mente.
  • Dale permiso a tu mente para divagar. A lo largo del día, deja que tu mente divague. Estas reflexiones aleatorias pueden conducirte a nuevas perspectivas sobre problemas y rutinas ordinarias.
  • Prueba hipótesis. Propón un supuesto rápido en tu mente y luego piensa en hechos que lo avalen. En el proceso, puedes refutar tu hipótesis original, pero probablemente descubrirás un nuevo ángulo o forma de adaptar la información.
  • La soledad fue a menudo el lugar de inspiración para los grandes artistas, inventores e innovadores del pasado. Crea el hábito de programar un tiempo para escaparte por tu cuenta y hacer descansos durante el día para pasar unos momentos a solas contigo mismo.
  • La risa y el juego pueden ayudar a estimular el proceso creativo. Tomarse un tiempo para relajarse y divertirse puede ser igualmente parte de ser productivo mientras trabajas.
  • Prepárate para la crítica. Las nuevas ideas a menudo provocan críticas, lo que puede hacer que desees renunciar a lo que crees. Anticípate a esas críticas de antemano, para que puedas mejorar tu idea y defenderla.