Una vez buscado como medio de encontrar la sabiduría y la serenidad, la soledad es hoy generalmente considerada algo sólo para los monjes y náufragos viajeros. Sin embargo, pasar tiempo a solas contigo mismo puede ser la clave para ser capaz de manejar una frenética agenda. Investigaciones recientes indican que estar solos es una importante necesidad humana en casi todas las etapas de la vida y tiene beneficios restructurantes.

Es posible que no tengas tiempo para incontables horas de tranquila contemplación, pero hay varias pequeñas cosas que puedes hacer para sacar un momento de soledad de tu día:

  • Reflexiona con la música.  Escucha algo suave e instrumental. Dedica un tiempo a reflexionar sobre las cosas buenas que hay en tu vida.
  • Sal a caminar. Lleva a tu perro, o coloca a tu hijo en un cochecito durante la siesta. Sintoniza con los lugares de interés, olores y sonidos de la naturaleza.
  • Haz un jardín secreto. Trata de cultivar tus propios tomates o planta tus flores favoritas.
  • Designa un tiempo para historias.  Mantén a mano un libro que inspire a tus reflexiones. Mira un álbum fotográfico, o lee una colección de historias.
  • Exprésate con un instrumento musical. Toca en tus tiempos libres.
  • Escribe un diario. Lleva contigo un cuaderno para anotar los pensamientos que te vengan a la cabeza y las observaciones.