Las personas tienen personalidades distintas, pero en algunos aspectos su comportamiento es muy similar. El conocimiento de los estilos de comportamiento básico, te ayuda a comprender mejor para implementar el enfoque que motiva a cada uno de ellos, de manera más efectiva.

Las Personalidades se pueden clasificar de acuerdo a cuatro estilos básicos que se observan en el comportamiento de la mayoría de los individuos. Una vez entendidos estos estilos básicos de comportamiento, servirán como base para la elección de tu enfoque para motivar a tus miembros del equipo.

Ten en cuenta estos cuatro estilos básicos mientras interactúas con la gente:

Orientados a la Acción
Orientados a la Relación
Orientados por la Intución
Orientados al pensamiento

Las personas que están orientados a la Acción saben lo que quieren, y el enfoque parece dar a entender una actitud de “vamos a hacerlo ahora mismo y a hacerlo a mi manera”. Las personas orientadas a la acción se concentran principalmente en la tarea en cuestión, en lugar de concentrarse en las personas.

Como resultado, a menudo se perciben como poco comunicativos, individualistas, independientes y competitivos. Inician acciones claras, pero las razones de sus acciones pueden no ser evidentes para los demás, ya que rara vez comparten motivos personales o sentimientos.

Las personas orientadas a la acción están tan ocupados en “hacer las cosas” que tienden a descuidar la construcción de relaciones personales cercanas. Individuos orientados a la acción parecen trabajar con otros, sólo, cuando es necesario hacerlo para lograr sus objetivos. Cuando no hay la presión de una tarea urgente y la necesidad de empujarles a actuar, pueden ser muy agradables e incluso encantadores, pero en sus propios términos.

 

En el extremo opuesto de los que están orientados a la acción son personas orientadas a la Relación. Fijando una alta prioridad en el comportamiento cooperativo, relaciones estrechas, y las amistades, aportan frescura y calidez a cualquier situación.

Interpretan el mundo a título personal; tienden a involucrarse en los sentimientos de los demás y en las relaciones entre las personas. Aunque el poder sobre los demás no motiva a los que están orientados por la relación, ser aceptado por los demás es de vital importancia para ellos. A las personas que están orientados a la relación les gusta hacer las cosas a través de los demás; que dependen de la comprensión mutua y el respeto en lugar de autoridad, fuerza o amenazas para obtener cooperación.

Individuos orientados por la Intuición, a veces se les denomina impredecibles; Pueden parecer comunicativos, accesibles, cálidos, y competitivos. Quieren a otros como amigos, pero les gusta más como seguidores y simpatizantes. Poniendo en valor el poder y la política, los individuos orientados por la intuición están motivados para ganar el reconocimiento personal y para conseguir apoyo para sus propias causas. Sin embargo, las personas orientadas por la intuición cambian el curso de la acción con facilidad y con frecuencia no se molestan con los detalles de quién, por qué, qué y cómo. A veces son indisciplinados en su uso del tiempo. La parte más difícil de liderar a personas de orientación por intuición es saber qué esperar de ellos. Tienen una gran energía, iniciativa y deseo de ser productivo.

Cuando te comuniques con ellos, pregunta primero sus opiniones y luego llévalos a relacionar esas opiniones a los hechos antes de que tomen acción.

Individuos orientados al Pensamiento viven la vida de acuerdo a los hechos y principios.

Muestran preocupación mínima por las relaciones y ejercen el máximo esfuerzo para organizar y para hacer las cosas. Aquellos que usan este estilo están a menudo considerados como fríos, individualistas e indiferentes. Debido a que son personas orientadas al pensamiento, son cautelosos acerca de mostrar calidez personal. A veces parecen más preocupados por hacer las cosas que en involucrarse con el personal o en la consideración de los sentimientos. Tienes que darles buenas razones a la hora de darles órdenes e instrucciones. Ten un especial cuidado de que les proporcionas un sistema de seguimiento personal, para que puedan saber en todo momento cómo está su nivel de rendimiento y qué aportan a las metas y normas de la organización.

“Una vez que se entienden los estilos básicos de comportamiento, servirán como base para la elección de tu enfoque para motivar a los miembros de tu equipo.”