Con un poco de planificación, los comienzos de semana  no tienen que ser días para temer. Aquí tienes algunos consejos para empezar bien tu semana:

  • Descansa la noche del domingo. Pasa la tarde del domingo haciendo algo relajante, y vete a la cama a una hora razonable. Nada hace que sea más difícil levantarse el lunes por la mañana que haberse ido a dormir tarde la noche anterior.
  • Disfrutar de un simple placer. Date un capricho de algo el lunes por la mañana antes de ir a trabajar. Tomate tu desayuno favorito, escucha tu canción favorita o lee el periódico.
  • Despierta tu cuerpo. Haz que tu sangre se bombee con un poco de ejercicio aeróbico que te mantendrá energizado y motivado para el resto del día. Sal a andar, ponte un video de un entrenamiento o vete al gimnasio.
  • Prográmate algo que desees. Prepara una quedada con un amigo para almorzar o vete al parque a la hora del almuerzo. Planea algo divertido para después del trabajo, como llamar a un amigo o jugar un partido de tenis. O sal a cenar el lunes por la noche para evitar la multitud del fin de semana.