Cuando tensas un ligamento o un músculo, el mejor tratamiento es aplicar compresas frías durante los siguientes tres días. Usa frío porque:

  • El frío reduce la hinchazón y la inflamación.
  • El frío contrae los vasos sanguíneos, lo que ayuda a controlar el sangrado dentro de la lesión.
  • El frío alivia el dolor y actúa como un anestésico local. Las bolsas de gel frío comerciales son más seguras que usar hielo. La exposición prolongada al hielo puede provocar congelación. ¿Cuándo deberías usar calor? El calor es mejor para el dolor crónico o para la relajación muscular. Podría ser útil después de los primeros tres o cuatro días.